Una chica con su sudadera roja favorita y un lápiz nuevo en la mano. Una chica melancólica mirando por la ventana un paisaje que pronto dejará de ver. Una chica esperando a que alguien la busque. Una chica acostada en el suelo y las piernas estiradas en la pared. Una chica mirando a su izquierda, riendo con una amiga lejana. Una chica leyendo un libro de amor, deseando que le pase a ella. Una chica esperando a "sus amigas" que se retrasan ya quince minutos. Una chica imaginando cómo, cuándo, con quién será su primer beso. Una chica pensando qué pensará la gente de ella. Una chica sonriendo porque acaba de encontrarse a un chico que hacía mucho tiempo que no veía. Una chica que actúa y luego piensa. Una chia que se arrepiente de casi todo. Una chica que confía muy rápido en la gente. Una chica que tropieza una y otra vez con la misma piedra. Una chica que se lamenta, pero hace nada. Una chica que no se complica la vida. Una chica dando sola un paseo. Una chica confusa. Una chica que soñaba con ir a un concierto de su grupo favorito. Una chica que cuando tuvo la oportunidad, no fue. Una chica sentada siente que la observan. Una chica y un chico que no paran de mirarse. Una chica triste sabiendo que nunca volverá a verlo. Una chica taciturna sabiendo que nunca podrá olvidarlo. Una chica maldiciendo que ha vuelto a pasar, pero más intensamente y en menos tiempo. Una chica aterrorizada. Una chica llora. Una chica intenta madurar...



P.D.: ¿Qué sientes tú al besar?




Lilauzer.



viernes, 17 de septiembre de 2010 en 9:48

1 Comment to " "

Una buena chica, diría yo. Que se preocupa por cosas que no debería preocuparse. ¿Sabes qué? El otro día leí que el cerebro solo saca a relucir las cosas malas, haciendo que tú pienses en ellas una y otra vez, una persona no puede pensar inconscientemente en cosas buenas o divertidas, simplemente el cerebro no la deja, para poder tener en la cabeza algo bueno lo tienes que pensar tú por tu cuenta, es imposible hacerlo inconscientemente. El problema aquí es que tú no piensas en las cosas buenas, pero hay una manera de competir contra tu cerebro, y es pensando en cosas buenas cuando lo estás pasando mal. No todo es malo, la vida es muy dura, sí, y hay que aprender a lidiar con ello, porque si no nos acabamos hundiendo.
La cosa es, cambiar de punto de vista. Tú no puedes observar solo el centro de un cuadro, sino que lo tienes que mirar entero, con todo detalle para averiguar su significado. Bien, la vida es igual. Si vemos tan solo las cosas malas, nos hundimos. Si tan solo vemos las cosas buenas, es que sinceramente somos un poco idiotas. Simplemente hay que asumir las cosas malas y expulsarlas fuera, no estar arrepintiéndose de ellas hasta que haya otra cosa peor de la que arrepentirse. Eso no se puede hacer. Tienes razón en todo lo que has puesto arriba, pero también estás por encima de todo eso, no lo olvides =)

Publicar un comentario