Aquel era uno de esos días. Uno de esos en que suena el despertador y quieres tirarlo al suelo. Uno de esos en que no tienes ganas de nada. Uno de esos en que sales de la cama, apoyas los pies en el suelo y se te hielan. Uno de esos en que tienes ganas de cambiar. Por eso, a pesar del frío aquel día me armé de valor y me puse un precioso vestido verde, vaporoso, ligero, etéreo. También me puse unas botas militares negras y, para no morir de hipotermia, una chaqueta de cuero, también negra. Salí a la calle con mi mochila puesta en la espalda y mis esperanzas puestas en el alma. Lo único que pude ver fueron sus ojos mirando al suelo. Tras volver siete largas horas después del instituto, con la mochila en la mano y las esperanzas perdidas en un momento entre las diez y diez y cuarto de la mañana, regresé a mi casa. Omitiendo comentarios parentales, entré a mi habitación y me metí dentro de la cama con las piernas moradas de frío y el corazón helado por el desaliento. Tuve la suerte de estar tranquila hasta que mis padres se fueron al trabajo y decidí dormir un poco. Al menos, durmiendo, es como si no existieras. Pero oscuridad no fue lo único que vi en mi sueño. Me vi a mí desde fuera. Vi mi extraña apariencia. Vi como andaba por una carretera desprovista de coches. Totalmente vacía (no la carretera, sino yo). Por mis mejillas corrían lágrimas cálidas que caían sobre el asfalto. Estaba sola. Sola. Sola. Seguí andando tiempo indefinido. Seguí andando hasta que sentí unos ojos fijos en mí. Sus ojos. Era una sensación extraña, ya que nunca antes me habían mirado así. Mejor dicho, ya que nunca me habían mirado. Esos ojos siempre habían encontrado algo más interesante que mirar en el suelo, la pared, en una chica más guapa, más lista. Pues ahora parecía que habían encontrado algo atrayente en mí. No quería que apartase sus ojos de mí. Pero sentía unas ganas irremediables de contemplarle. Antes de que me diese tiempo a pensar en más idioteces. Noté su dedo índice en mi barbilla intentando levantar mi cara triste. Con la otra mano me secó suavemente las lágrimas. Sin embargo, mi lágrima la sustituyó una gota de lluvia. De repente, comenzó a llover. A diluviar. El vestido se empapaba y se pegaba a cada una de las partes de mi cuerpo. Él colocó una mano entre mi pelo y otra en mi espalda. Se acercaba. Demasiado. Percibí su olor muy cerca. Cerré los ojos. Me desperté en mitad de la noche. Estaba lloviendo fuera. Por mis mejillas corrían lágrimas cálidas que caían sobre la almohada.



http://www.youtube.com/watch?v=TS9_ipu9GKw

viernes, 23 de diciembre de 2011 en 2:09 , 1 Comment



Es increíble la habilidad que tienen algunas personas de hacerte sentir la mayor dicha del mundo y, paralelamente, en el abismo más absoluto.



http://www.youtube.com/watch?v=k9gOdw6-7k4



domingo, 23 de octubre de 2011 en 3:45 , 1 Comment




Eran las doce y algo de la mañana de un domingo cualquiera de agosto. Mis padres me obligaron a ir al museo con mi hermana y ellos. No es que me muriese de ganas por ir, pero no tenía otra cosa mejor que hacer. Iba vestido con mi atuendo normal de pantalones, camiseta y zapatillas negras. Aparte de que me gustaba ir de esa guisa, no era un tipo que atrajese a las chicas, ni si quiera con otra ropa. Siempre me juro que cambiaré. Que me importará menos lo que piensen de mi. Que pasaré de la gente. Por supuesto, nunca consigo mi objetivo. Pienso demasiado. Comenzamos viendo los objetos expuestos en la sala. La guía iba explicando la historia pieza a pieza. De repente, noté que alguien me miraba. Me giré disimuladamente y vi a una chica de unos diecisiete años con sus ojos fijos en mi pelo largo recogido en una coleta baja. Rápidamente miró al suelo y noté como sus mejillas se ruborizaban. Al cabo de un rato noté como observaba con cara de odio a mi hermana. Supongo que pensó que era mi novia. En mi fuero interno estaba regodeándome y mostré una pequeña sonrisa en mis labios sin darme cuenta. Unos minutos después de la aburrida visita, decidí probar algo a ver si de verdad le interesaba a esa chica. Pasé a otra sala, en la que tenía la visibilidad justa para verla, pero en la que ella no me veía. Pasaron unos segundos y vi que miraba a su alrededor hasta que me moví un poco, me vio y apartó la mirada. "Por favor, no empieces, solamente es una chica, a la que probablemente no volverás a ver nunca". No podía dejar de mirar sus ojos. Sus pecas. Su sonrisa. Y por lo visto, ella tampoco podía dejar de mirarme a mí. A la una y media, acabó la visita y la perdí de vista. La busqué durante un rato en el museo, no quería marcharme sin contemplarla por última vez. Cuando salimos a la calle, me puse las gafas de sol y mi mejor cara de normalidad fingida. Entonces, volví a notar unos ojos fijos en mí. Miré y era ella. Sentada en la parada. La última vez que la vi, se subía a un autobús. Me juré por enésima vez algo que sabía que no acabaría cumpliendo. Me juré que la olvidaría.



http://www.youtube.com/watch?v=ivFYVAntpw0

lunes, 22 de agosto de 2011 en 8:13 , 0 Comments



He llegado a la conclusión de que tengo que hacer algo con mi vida. Dejar de hacer eso que tanto me gusta, que es compadecerme de mí misma. Aprovechar el tiempo como si fuese a acabarse de un momento a otro. Respirar como si fuese el último aliento. Llorar como si ya no fuese a fabricar lágrimas nunca más. Reír como si mañana  fuese a olvidarme de como hacerlo. Besar como si esos labios fuesen a esfumarse. Disfrutar. Observar. Oler. Querer.

He llegado a la conclusión de que tengo que hacer algo con mi vida. Aprovecharla. Lamerla. Saborearla. Estrujarla hasta sacarle todo el jugo. Pronto. Tarde. En el momento oportuno. Cuando sea. Pero vivirla.


http://www.youtube.com/watch?v=jUkoL9RE72o


Seize the day or die regretting the time you lost.

martes, 19 de julio de 2011 en 13:37 , 3 Comments

24 de junio de 2.011: CONCIERTO DE AVENGED SEVENFOLD.



Era la primera vez que iba a un concierto, y qué mejor que al de tu grupo favorito. Nunca pensé que asistiría a ninguno de tal envergadura, y menos a los dieciséis años.
Nada más bajar del tren en Atocha, me encontré con un par de chicos con camisetas del grupo, ahí fue cuando pensé: "Esto va a ser grande".


Tras dar una vuelta por el centro de la capital, donde vi a unas cuantas personas más con camisetas de A7X fui a un restaurante de comida basura, dando la tremenda casualidad que me encontré con el par de chicos de atocha. A continuación cogimos el autobús hacia Carabanchel y nos dejó al final de una marea negra. Era impresionante. Por suerte, mi madre (si, fui con mi madre, pero fui) compró entradas donde había asientos, por que en la pista podíamos ser aplastadas por groupies locas o pogos. En la cola me quedé muy sorprendida al ver que la mayoría de gente era de mi edad y veiteañeros.


No tuvimos que esperar mucho para sentarnos, pero la mayoría personas que estaban en la pista, delante del escenario, se perdieron la corta actuación de los teloneros, Vita Imana, por las largas colas para introducirse allí. Sinceramente, no eran mucho de mi estilo, pero no estuvieron mal. Hubiese preferido a Sevendust, que también tocaban. Pero, finalmente lo cancelaron.


Cuando éstos, tuvimos que esperar un rato y aproximadamente a las diez y cuarto, se escuchaban los primeros acordes de Nightmare y gritos de la noche. Matt Shadows, Synyster Gates, Zacky Revenge, Johny Christ y, el nuevo batería, Arin Ilejay hicieron su aparición estelar.
A lo largo de su actuación tocaron Nightmare, como he dicho previamente, Critical Acclaim, Welcome to the FamilyAlmost EasyBuried Alive, So Far Away (en la que el 90% del público cantó emocionado, recordando a The Rev), Afterlife, God Hates Us, A Little Piece of Heaven (nunca pensé que tocaran este orgasmo de ocho minutos en un concierto) y Bat Country. Cuando pensábamos que todo había acabado, nos obsequiaron los oídos con Unholy Confessions y, por último, con Save Me.


Fue un concierto fantástico (al menos desde mi punto de vista). Las únicas pegas que le pongo son: No se escuchaba tan bien como hubiese deseado, las camisetas tenían un precio desorbitado y faltó Beast and the Harlot.


Por lo demás, es un concierto que no voy a poder olvidar nunca. 


Nightmare.


 Critical Acclaim.


 Welcome to the Family.


 Almost Easy.


 Buried Alive.


 So Far Away.


 Afterlife.


 God Hates Us.


 A Little Piece Of Heaven.


 Bat Country.


 Unholy Confessions.


 Save Me.












Te receto una pequeña dosis de buena música cada día. Cada vez un poquito más. Hasta que llegue el día que no podrás dejarla. Y estarás curado. Pero estarás curado con la condición de que no la dejes nunca. La música. Buena cura y, a la vez, adictiva droga.





lunes, 11 de julio de 2011 en 8:41 , 0 Comments



Érase una vez una chica a la que le hicieron en el pelo una trenza de colores con un cascabel dorado. Mientras su amiga entrelazaba los hilos con su pelo, ella pensaba que iba a ser un buen día. Pero no lo fue. El amor se había esfumado. Ya no podía seguir. Estaban perdiendo el tiempo. Y le dejó. Lloró porque no quería hacerle daño. Y lloró. Y lloró. Y lloró por lo que un día fue y ya no es. Al cabo de unos días tirada en el sofá, volvió a hablar con él. Él seguía enamorado. Y ella lo sentía. Mientras desolada miraba la pantalla. Escuchaba una canción triste. Y le latía muy fuerte el corazón. De tristeza. De pena. De dolor. Pero escuchaba un tenue sonido de esperanza. Ese cascabel dorado de la trenza le decía: "Vendrán tiempos mejores".







http://www.youtube.com/watch?v=5zcuQm24Jn0

martes, 21 de junio de 2011 en 4:17 , 3 Comments



—Bueno, adiós. Ha sido muy gentil conmigo. Ahora voy a tomar un buen baño caliente. 
—Ah... me olvidaba decirte que... 
—Dilo. 
—... Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a tí. Deberían torturarme para obligarme a decirlo. 
—¿A decir qué? 
—Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, sino cientos de veces. Pero a tí no te lo diré nunca. Solo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida.











La vida es bella.








http://www.youtube.com/watch?v=7mAWoPqVndg

domingo, 22 de mayo de 2011 en 1:52 , 1 Comment



Me gusta el cielo gris. Y la lluvia. Me gusta empaparme. Y sentirme nostálgica. Me gusta recordar. También imaginar. Me gusta pensar en los besos bajo la lluvia. Y me gusta pensar en cosas románticas que seguramente nunca pasarán. Me gusta mirar las gotas de lluvia en el cristal de la ventana. Y me gusta ver como esa cruel gota arrasa y arrastra todas con las que se encuentra. Me gusta ver su recorrido. Zigzagueante. Serpenteante. Sinuoso. Hasta que muere.  Me gusta contemplar cada una de las gotas que caen del cielo. Corta vida. Me gusta pensar en que han disfrutado por el camino. Y no hayan sufrido mucho al chocar contra el frío suelo.



Lilauzer.


http://www.youtube.com/watch?v=qSk3uoDCMrw

domingo, 8 de mayo de 2011 en 11:11 , 4 Comments



Piazza della Rotonda. Roma. Italia. Una amiga y yo caminamos. Respirando. Disfrutando de los últimos resquicios del viaje. Hablando de todo y nada. Mañana nos vamos. Nos han dejado algo de tiempo libre para hacer las últimas compras. Siete y media. Hora de quedada. Encontramos a algunas chicas de nuestro instituto. No están los profesores. Caras largas. Mañana volvemos. Nos sentamos al lado de gente desconocida. Miro con cara de nostalgia adelantada a mi compañera y me doy cuenta de que ella se siente igual de vacía que yo. Mañana regresaremos. Contemplo con tristeza el Panteón, la plaza, los restaurantes, las tiendas, las heladerías, la gente. Oigo la música de una guitarra, las risas, las conversaciones en idiomas extranjeros, los besos. Mañana vuelvo a la rutina. Intento recordar todas y cada una de las imágenes. Me da una sensación parecida al final de las vacaciones, bien entrado septiembre. Temperatura agradable. Tarde decadente. Rayos de sol cálidos. Acordes. Sonrisas cómplices. Despedidas.




http://www.youtube.com/watch?v=Wa_mKfYt95M

domingo, 17 de abril de 2011 en 7:14 , 5 Comments

Italia...



Creo que me decepcionó un poco, después de tantos años soñando recorrer sus calles. Pasaron cosas malas que nos fastidiaron a todos, otras cosas que me decepcionaron a mí. Pero creo que en estas situaciones, hay que quedarse con las cosas buenas. Me las quedo. Las risas. Con eso, con las risas. ¿No dicen que se vive más si ríes? Con lo que reí en Italia, voy a vivir un milenio más. Es irrepetible. Es inolvidable. Fue increible.

jueves, 7 de abril de 2011 en 23:56 , 2 Comments



Cierro los ojos y mi mente lleva a cabo una exhaustiva búsqueda por mis recuerdos. Y me dejo llevar...


Y me permito respirar, después de haber estudiado durante los casi nueve meses de curso y haber acabado con buenas notas. Aspiro  y expiro el aire, despacio, sin prisas, sin preocupación. Es domingo, aproximadamente las siete y media de la tarde. Ya no me importa el tiempo. Ya no me entristece que se acabe la semana, mañana ya no tengo que madrugar. Volvemos de la playa. Nunca me gustó, pero con él voy hasta el fin del mundo. Mi pelo húmedo y ondulado se va secando lentamente y se mueve por la corriente que entra por alguna ventanilla abierta. Él y yo vamos sentados en la parte trasera del coche. En la radio suena una vieja canción de amor. Comienzo a tararearla y sonrío, no puedo evitarlo. Apoyo mi espalda en la puerta del coche, y la cabeza, en el cristal. Estiro mis piernas y las apoyo encima de las suyas. Me acaricia y me sonríe. Y se ríe por lo mal que canto, pero aún así me dice tan sinceramente que le gusta cómo lo hago, que me lo creo, aunque si él me lo dijese, me creería hasta que naranjito ha cambiado el fútbol por el heavy-metal y se pinta las uñas de negro.
Me quedo mirando el paisaje, como hipnotizada y casi rozo la felicidad con mis dedos. Podría acostumbrarme a esto. Al cabo de unos segundos, me doy cuenta de que me está mirando, con sus ojos, con sus ojos verdes, aquellos que no me canso de mirar, aquellos que no puedo olvidar, aquellos que quiero.
Y así nos quedamos durante... no sé, mucho, poco, no me importa. Y, poco a poco, acerca su rostro al mio, cerramos los párpados y me besa. La siento. F-E-L-I-C-I-D-A-D.


Abro los ojos y vuelvo al presente. Es marzo. Ya llegará junio y, con él, el verano, la playa y la calma.

Y los besos.




http://www.youtube.com/watch?v=XlFOpw8tG7Y



Lilauzer.

lunes, 14 de marzo de 2011 en 8:36 , 3 Comments

Billy Joel-Vienna



Slow down you crazy child
You're so ambitious for a juvenile
But then if you're so smart tell me why
Are you still so afraid?
Where's the fire, what's the hurry about?
You better cool it off before you burn it out
You got so much to do and only
So many hours in a day

But you know that when the truth is told
That you can get what you want
Or you can just get old
You're gonna kick off before you even get halfway through
When will you realize...Vienna waits for you

Slow down you're doing fine
You can't be everything you want to be
Before your time
Although it's so romantic on the borderline tonight (tonight)
Too bad but it's the life you lead
You're so ahead of yourself
That you forgot what you need
Though you can see when you're wrong
You know you can't always see when you're right(you're right)

You got your passion you got your pride
But don't you know that only fools are satisfied?
Dream on but don't imagine they'll all come true
When will you realize
Vienna waits for you

Slow down you crazy child
Take the phone off the hook and disappear for a while
It's alright you can afford to lose a day or two
When will you realize...
Vienna waits for you.

And you know that when the truth is told
That you can get what you want
Or you can just get old
You're gonna kick off before you even get halfway through

Why don't you realize...Vienna waits for you
When will you realize...Vienna waits for you




http://www.youtube.com/watch?v=O0yvjk6mzKE

sábado, 12 de marzo de 2011 en 11:41 , 2 Comments


Pensando. ¿Cómo puedo ser tan egoísta? Cuanto mejor me va todo, más desmotivada estoy, menos ganas tengo de hacer cosas.

Juro que no puedo entenderme.

miércoles, 2 de marzo de 2011 en 6:59 , 4 Comments



La India, 1806. Ando un poco mareado y cabreado por el mono de la droga. Acabo de vender el último recuerdo feliz de mi vieja y casi olvidada vida. Un colgante con un camafeo. Su colgante.  Su cuello. Su perfume. Su pecho. Su vientre. Ella. Mía. Prostituta. Ganges. Suicidio. Me quería. La quería. Con rabia, le doy un golpe a la sucia pared. Parece una broma. Callejón sin salida. Sangre en los nudillos. Su muerte no fue mi culpa. Cuerpos sudorosos, atontados, drogados en la fría oscuridad. Piso algo con mi pie desnudo. Rata moribunda. Abro la puerta astillada del fumadero. Me llega el característico olor a podredumbre del opio, aunque dudo de que sólo sea del opio. Hombres al borde de la muerte. Pobres. Ricos. Irónico, tanto se odian en vida y todos juntos para morir. Por que de tanto opio moriré. Todos moriremos. Y al fin estaré con ella. Leotie. Me querrá. La querré. Haremos el amor hasta resucitar. O vivir otra vida. Y seremos ricos. Me siento a fumar al lado de un saco de huesos inerte. Eso es lo que me espera. Comienzo a aspirar el humo a través de un tubo. No veo la luz. Pero te veo a tí. Te quiero. Leotie. Yo también te quiero, Ibhanan. La toco. Me toca. Me acerco. Se acerca. La beso. Me besa. Me muero. 

viernes, 11 de febrero de 2011 en 7:29 , 5 Comments





-Oh! Casi lo olvido...Tengo un algo para ti! Es mi regalo de boda.

-Oh! Gracias...¿Sobras?¡Sobras!¡Es mi perro Sobras!Oh, Sobras, mi perrito.

-Sabía que te alegrarías de verlo

-¿Quién es mi perrito?Sí, Sobras, sí. Muy bien, Sobras, una voltereta, una voltereta!¡Muy bien Sobras! Hazte el muerto!...Lo siento...







Corpse Bride.




http://www.youtube.com/watch?v=KpL6ZoW_wK0&feature=fvst

martes, 1 de febrero de 2011 en 11:27 , 4 Comments



Iba andando para coger un autobús hacia ninguna parte. Sola. Vi a un par de chicos de veintimuchos-treintaypocos y decidí sentarme delante de ellos, ya que no habían muchas otros asientos libres. Comencé a pensar en mi ruinosa vida y creí que lo más convincente sería centrarme en otra cosa. De repente, me acordé de los dos de atrás. Parecía que se conocían desde hace poco. Fiestas, sexo, drogas, rock n' roll, punkies, estudios, amores pasados, presentes, amistades, futuro, bares, piercings, tatuajes, mandarlo todo a la mierda, seguir luchando, risas, silencios, animales, tierras, familia, novias cabronas,trabajo, casualidades. Sabía que no estaba bien escuchar conversaciones ajenas, pero hay veces que debes oír cosas así para aprender de la vida.


- He estado a punto de mandarlo todo a la mierda algunas veces, pero he seguido luchando y las cosas me han salido bien, gracias a Dios. Gracias a Dios no, gracias a mí que me he levantado cada mañana.




miércoles, 19 de enero de 2011 en 7:09 , 2 Comments



- Me pregunto si pueden dos personas seguir juntas para siempre.
- ¿Te refieres a parejas?
- Si, personas enamoradas.
-¿Son líos de chicos? Porque sinceramente no me parecería bien que tubieras ligues en tu estado eso sería bastante chungo..
- No papa...
- Serías así como en plan guarra, ¿No es lo que decis las chicas "en plan guarra"?
- No papa no es..
- En plan golfa, espatillara...
- No es....no es nada de eso. Sólo necesito saber que dos personas pueden seguir juntas felices para siempre.
- No es fácil, eso esta claro...y no tengo el mejor historial del mundo ya lo sé, esta claro pero ya llevo diez años con tu madrastra y estoy orgulloso de decir que somos muy felices.
Mira, en mi opinión, lo mejor que puedes hacer es buscar una persona que te quiera exactamente tal y como eres, de buen humor, de mal humor, fea, guapa, atractiva...como sea. La persona ideal seguira perdiendo el culo por ti. Esa es la clase de persona que vale la pena.
- Si, y creo que la he encontrado.
- Claro, tu querido y viejo papa. Sabes que siempre te querre y te apoyaré en el lio que estes. 














Juno

domingo, 9 de enero de 2011 en 8:56 , 4 Comments