No sé dónde estoy. No sé si me encuentro bajo el efecto del alcohol o de las drogas. No conozco a nadie de quien se encuentra en esta sala. Me hallo en una habitación oscura, sucia, anodina, sentada en una silla de madera antigua y putrefacta, delante de una mesa llena de cartas de poker y billetes de 200 euros. Huele mucho a alcohol y orina. Hay cinco chicos sentados y yo soy la única chica. Miro todo y me doy cuenta de que en la pared hay manchas de sangre secas y un cuadro barato de un paisaje, la lámina está ennegrecida por el paso del tiempo. Encima de la mesa, entre todo el montón de cartas y billetes hay una pistola. Entonces uno de los chicos dice algo, pero no puedo escuchar nada. Todos asienten. Mete una bala dentro de la pistola y la cierra. A continuación, se apunta con la pistola y aprieta el detonador. Pero no pasa nada, se la pasa al chico de al lado y éste hace lo mismo. Ya sé a qué estamos jugando, no quiero hacerlo, pero no tengo otra opción, si no me matarán antes de que pueda hacerlo yo en este juego macabro, la Ruleta Rusa. Nunca he sentido tanta angustia, ni tanta incertidumbre. No sé lo que va a pasar, si moriré. Lo que sí se, es que alguna de estas personas va a morir y yo voy a ser testigo de su muerte...o ellos de la mía. Yo soy la última del círculo y sólo quedan dos individuos. No puedo ni quiero pensar en que si el chico que está a mi lado perece me mancharé de su sangre. Ya ha llegado a él. Se apunta a la cabeza. Cierro los ojos. No puedo presenciar esto. Tengo la suerte de no poder escuchar nada. Entonces me tocan el brazo. No. El hombre que está a mi lado me pasa la pistola. El instante se me hace eterno. Cojo la pistola. La acerco a mi sien. Un escalofrío recorre mi espalda. Despacio, voy oprimiendo el gatillo. Una gota de sudor pasa por mi brazo procedente de mi frente. Una lágrima cautiva se escapa de mis ojos. Pum.

Lilauzer.

miércoles, 24 de febrero de 2010 en 9:48 , 3 Comments


No tendría que haber dejado que pasara, me hice demasiadas ilusiones contigo, pensé demasiado en ti, me dormí demasiadas veces contigo en mi cabeza, en que nos besábamos, en que me querías. Tú eras la primera persona en la que pensaba cuando sonaba el despertador y la última en la que pensaba cuando iba a dormir. Nunca te diste cuenta de lo que sentía, de lo que te anhelaba, de lo que te soñaba. Ayer mismo soñé contigo, pero hoy me has decepcionado, no supe que eras así de rastrero, codicioso y avaro. Me engañé pensado que eras sincero, pero me he dado cuenta de que es mentira. Siempre todo se estropea, siempre pasa algo que acaba haciéndome daño. Nunca me había olvidado de alguien rápidamente, pero en tu caso ha sido una excepción. Quizás no te haya sacado del todo de mi cabeza, pero te aseguro que va a ser pronto. Te lo aseguro. Es una amenaza...

Lilauzer.

viernes, 19 de febrero de 2010 en 8:18 , 2 Comments


Rememorando momentos pasados, momentos grabados a fuego en mi corazón, momentos que jamás olvidaré, momentos increibles, momentos no tan increibles, momentos felices, momentos tristes, momentos perfectos, momentos imperfectos, momentos de amores imposibles, momentos de risas, momentos de llantos, momentos imborrables, momentos, que aunque quisiera olvidar, no podría olvidar, momentos interminables, momentos....momentos....momentos....

Lilauzer.

miércoles, 17 de febrero de 2010 en 9:24 , 0 Comments