He llegado a la conclusión de que tengo que hacer algo con mi vida. Dejar de hacer eso que tanto me gusta, que es compadecerme de mí misma. Aprovechar el tiempo como si fuese a acabarse de un momento a otro. Respirar como si fuese el último aliento. Llorar como si ya no fuese a fabricar lágrimas nunca más. Reír como si mañana  fuese a olvidarme de como hacerlo. Besar como si esos labios fuesen a esfumarse. Disfrutar. Observar. Oler. Querer.

He llegado a la conclusión de que tengo que hacer algo con mi vida. Aprovecharla. Lamerla. Saborearla. Estrujarla hasta sacarle todo el jugo. Pronto. Tarde. En el momento oportuno. Cuando sea. Pero vivirla.


http://www.youtube.com/watch?v=jUkoL9RE72o


Seize the day or die regretting the time you lost.

martes, 19 de julio de 2011 en 13:37 , 3 Comments

24 de junio de 2.011: CONCIERTO DE AVENGED SEVENFOLD.



Era la primera vez que iba a un concierto, y qué mejor que al de tu grupo favorito. Nunca pensé que asistiría a ninguno de tal envergadura, y menos a los dieciséis años.
Nada más bajar del tren en Atocha, me encontré con un par de chicos con camisetas del grupo, ahí fue cuando pensé: "Esto va a ser grande".


Tras dar una vuelta por el centro de la capital, donde vi a unas cuantas personas más con camisetas de A7X fui a un restaurante de comida basura, dando la tremenda casualidad que me encontré con el par de chicos de atocha. A continuación cogimos el autobús hacia Carabanchel y nos dejó al final de una marea negra. Era impresionante. Por suerte, mi madre (si, fui con mi madre, pero fui) compró entradas donde había asientos, por que en la pista podíamos ser aplastadas por groupies locas o pogos. En la cola me quedé muy sorprendida al ver que la mayoría de gente era de mi edad y veiteañeros.


No tuvimos que esperar mucho para sentarnos, pero la mayoría personas que estaban en la pista, delante del escenario, se perdieron la corta actuación de los teloneros, Vita Imana, por las largas colas para introducirse allí. Sinceramente, no eran mucho de mi estilo, pero no estuvieron mal. Hubiese preferido a Sevendust, que también tocaban. Pero, finalmente lo cancelaron.


Cuando éstos, tuvimos que esperar un rato y aproximadamente a las diez y cuarto, se escuchaban los primeros acordes de Nightmare y gritos de la noche. Matt Shadows, Synyster Gates, Zacky Revenge, Johny Christ y, el nuevo batería, Arin Ilejay hicieron su aparición estelar.
A lo largo de su actuación tocaron Nightmare, como he dicho previamente, Critical Acclaim, Welcome to the FamilyAlmost EasyBuried Alive, So Far Away (en la que el 90% del público cantó emocionado, recordando a The Rev), Afterlife, God Hates Us, A Little Piece of Heaven (nunca pensé que tocaran este orgasmo de ocho minutos en un concierto) y Bat Country. Cuando pensábamos que todo había acabado, nos obsequiaron los oídos con Unholy Confessions y, por último, con Save Me.


Fue un concierto fantástico (al menos desde mi punto de vista). Las únicas pegas que le pongo son: No se escuchaba tan bien como hubiese deseado, las camisetas tenían un precio desorbitado y faltó Beast and the Harlot.


Por lo demás, es un concierto que no voy a poder olvidar nunca. 


Nightmare.


 Critical Acclaim.


 Welcome to the Family.


 Almost Easy.


 Buried Alive.


 So Far Away.


 Afterlife.


 God Hates Us.


 A Little Piece Of Heaven.


 Bat Country.


 Unholy Confessions.


 Save Me.












Te receto una pequeña dosis de buena música cada día. Cada vez un poquito más. Hasta que llegue el día que no podrás dejarla. Y estarás curado. Pero estarás curado con la condición de que no la dejes nunca. La música. Buena cura y, a la vez, adictiva droga.





lunes, 11 de julio de 2011 en 8:41 , 0 Comments