La misma chica de siempre, sentada en el asiento del copiloto de un coche. Casi triste. Casi feliz. Su mano derecha fuera de la ventanilla. Su mano izquierda apoyada sobre el muslo de su vida. Siente un gran abismo sin él. Sintió que lo perdía. Y fuera de él todo se vuelve oscuridad. Lágrimas. Como unos minutos antes. Dolor. Sin él. Miedo. Pero ahora. Ahora "todo está bien". Temía tener que despedirse de sus escasos besos. De los abrazos sin brazos. De estar en la cama. De la cordura. Pero ahora todo parecía posible. Estar juntos para siempre y eso. Música que sube el ánimo. El sol de una tarde de primavera iluminando su cara. El aire que hace ondear su pelo. Su sonrisa caduca.

http://www.youtube.com/watch?v=rvR2Dv1fT0c

lunes, 22 de abril de 2013 en 13:43

0 Comments to " "

Publicar un comentario