Iba andando para coger un autobús hacia ninguna parte. Sola. Vi a un par de chicos de veintimuchos-treintaypocos y decidí sentarme delante de ellos, ya que no habían muchas otros asientos libres. Comencé a pensar en mi ruinosa vida y creí que lo más convincente sería centrarme en otra cosa. De repente, me acordé de los dos de atrás. Parecía que se conocían desde hace poco. Fiestas, sexo, drogas, rock n' roll, punkies, estudios, amores pasados, presentes, amistades, futuro, bares, piercings, tatuajes, mandarlo todo a la mierda, seguir luchando, risas, silencios, animales, tierras, familia, novias cabronas,trabajo, casualidades. Sabía que no estaba bien escuchar conversaciones ajenas, pero hay veces que debes oír cosas así para aprender de la vida.


- He estado a punto de mandarlo todo a la mierda algunas veces, pero he seguido luchando y las cosas me han salido bien, gracias a Dios. Gracias a Dios no, gracias a mí que me he levantado cada mañana.




miércoles, 19 de enero de 2011 en 7:09

2 Comments to " "

La vida nos da tantas lecciones...

Me encanta el final! jajaja
a mi me gusta mucho escuchar conversaciones agenas (se que es de mala educación, pero es la unica manera de darte cuenta de que no eres el obligo del mundo, que existe mas gente, y cada una con su historia, e incluso, aveces te das cuenta de que hay problemas mas gordos que los tuyos, y te hace recapacitar)
en fin, siento ser una sosa por msn xD

Publicar un comentario