Hola. Me llamo Brandon. Estoy muerto desde hace tres horas. Espero a que me encuentren. Perecí a las cuatro de la madrugada. Estaba en una discoteca remota. La música sonaba. Todas las canciones me parecían iguales. Dejé mi vaso medio lleno de Ballantines un instante en la barra y me quedé mirando el escote de una chica ligera de ropa que pasaba por delante de mí. Cogí el vaso y bebí un trago. Tenía un sabor extraño, pero seguí ingiriendo el líquido. De repente, comencé a marearme y me entraron arcadas. Fui corriendo al baño y vomité. Aún así, seguía teniendo náuseas. Abrí la puerta del aseo y rápidamente recorrí la sala llena de cuerpos meneándose y refregándose unos con oros al ritmo de la repetitiva música. Los flashes de colores y las luces estroboscópicas les daban un aspecto etéreo y efímero. Sin darme cuenta, ya estaba dentro de mi viejo y destartalado coche heredado de mi padre. Metí la llave en el contacto y la giré para poner el automóvil en marcha. Pisé el acelerador. Cuando llevaba diez minutos conduciendo, se me fueron cerrando los ojos poco a poco y...Aquí estoy, aún esperando. El techo del coche está contra el suelo de la cuneta. Mi cara está ensangrentada. Mi corazón está helado.

domingo, 15 de agosto de 2010 en 8:41

1 Comment to " "

Wow!! que hermosoo un poco mmm.. oscuroo en el sentido de que el muere, pero muy profundoo!un besoo y por ciertoo tengo problemas con el blogger y no puede segirte :Z larga historiia!!!!!!!! jajaja!! :)

Publicar un comentario