Esto está abandonadísimo y no me extraña. Paralelismos con la vida real. Siento envidia de la gente porque pierdo lo que quiero, me privan de lo que necesito y carezco de lo que tienen. Es la misma historia de siempre, de sentir que te faltan cosas que nunca tuviste o, simplemente, tuviste mal. Creo que estoy cansada de ser la única en crearse falsas expectativas e insuflarme ilusión cada ocho horas, en ser todavía capaz de pensar en darlo todo cuando lo perdí todo y ya no queda nada excepto unos kilos de más y unas lágrimas destructoras.

domingo, 9 de abril de 2017 en 23:37

0 Comments to " "

Publicar un comentario