Como siempre, estaban discutiendo. Como casi siempre, por tonterías. Hacía calor. Mucho calor. Iban andando por la calle. Ella gritaba. Él, simplemente, la veía llorar y luchaba dentro de sí mismo por no irse y dejarla sola con los insultos que salían de su boca. Se estaba haciendo de noche. Ella debía ir a su casa y lo invitó a ir. Él la rechazó, pero finalmente decidió subir. Todo estaba a oscuras. Las lágrimas corrían cálidas por las rosadas mejillas de la chica. Una gota de sudor recorrió la espalda del chico. Se deseaban. Él cerró con un portazo. Ella estaba a punto de contraatacar, pero se dio la vuelta y se miraron a los ojos. Profundos. Llenos de algo llamado rabia. Cansancio. Pasión. Al mismo tiempo, se lanzaron uno en los brazos del otro y se besaron con ira y deseo. Prácticamente se arrancaron la ropa. Acabaron en una cama pequeña. Haciendo el amor. Comenzó a llover mientras se amaban. La ventana estaba abierta. La brisa fresca les regeneraba. Cuando acabaron, se abrazaron en la cama. Estaban apretados y él... Él le susurró al oído: "So if you love me let me go". Ella sonrió nostálgicamente. Y él volvió a susurrarle: "No...si de verdad me amas...no me dejes marchar, por nada del mundo, sea el motivo que sea... no lo hagas, si me amas...no...jamás...". La lluvia seguía cayendo sobre el techo. Ella se durmió sobre el pecho de él. Él se quedó escuchando como la lluvia golpeaba con fuerza el tejado. "No me dejes nunca ir", susurró antes de caer en un profundo y confortable sueño.

http://www.youtube.com/watch?v=LXEKuttVRIo

lunes, 11 de junio de 2012 en 13:22

1 Comment to " "

Claro que me acuerdo de ti!:)

Publicar un comentario